Recetas de Esbieta

Huerto en diciembre

Mi huerto en diciembre

Como sabéis me gusta tener huerto. Ahora no lo trabajo (aunque sí planté unas cebollas). Está descansando hasta la primavera pero sigue dando frutos. Me gusta mucho ir y encontrar algunos pimientos, calabacines, algún pepino, fresas, hierbas aromáticas que nacieron de las semillas que cayeron al suelo en otoño y cositas así.

El otro día, en Facebook, me pidieron que subiera fotos del huerto y hoy decidí ponerlas aquí, para que las veáis todos.

Estas son las guindillas vascas, la planta aún tiene muchas flores y nacen guindillas continuamente.

Esta guindilla vasca la dejé madurar para sacar las semillas y plantarlas. Seguro que picará como mil demonios (cuando están verdes y jovencitas, como las de arriba, no pican).

Pepino. La verdad no sé ni cómo ha nacido, la planta ya está seca desde hace tiempo. Pero de tanto en tanto aparece alguno. Para comer no sirve, está ácido.

Pimiento morrón. Planté la planta bastante tarde (en junio) y sigue dando, pero cada vez salen más pequeños.

Pimientos de padrón. Todavía hay bastantes y muy ricos.

Pimientos italianos. No crecen muy grandes pero allí están. Muy ricos también.

Una pequeña berenjena.

Siguen naciendo tomates pero se pudren enseguida. No es su época en absoluto.

Eneldo. La hierba aromática que me gusta tanto y la que siempre os invito a usar. La tengo por todo el huerto y me encanta.

Estas bolitas que están pegadas a los tallos son coles de bruselas. Una vecina me dio 4 plantas en el mes de agosto. Todavía tienen que crecer. Creo que estarán para febrero (si algún bicho no se los come antes).

¡Me encanta la lombarda! La planté creo que también en agosto y recién ahora empezó hacer la cabeza. No sé para cuando estará.

Las cebollas que planté hace poco ya nacieron. Si va todo bien las tendré para abril-mayo.

Calabacines. Ahora ya no consiguen crecer grandes pero siendo pequeños están muy buenos.

Y esto es acedera. Crece de forma salvaje y está por todos los lados aquí. A mi me gusta mucho. Hago con ella esta sopa.

( El sinvergüenza pelirrojo de la portada se apegó a nuestra casa y cada mañana me exige la comida. También acaparó el nido dónde las gallinas ponen huevos, duerme allí, y eso no está nada bien.)

Salir de la versión móvil