Recetas de Esbieta

Trufas de chocolate. Receta paso a paso

Trufas de chocolate

Tanto si te gusta el chocolate y quieres mimarte un poco, o si tal vez tienes que hacer un regalo, como por ejemplo para el día de San Valentín, esta es tu receta.

Haz una trufas de chocolate, preséntalas de una forma bonita y quedarás muy bien. Hacerlas es muy fácil, las podría hacer hasta un niño.

Y son muy, muy ricas. Son un bocado delicioso.

Apuntes sobre la receta

Las trufas, y los bombones en general, se elaboran con «la ganache».

La ganache es una emulsión (como la mayonesa) de cholocate junto a un liquido, que en principio es nata liquida. Si juntas chocolate con agua, consigues chocolate caliente para tomar. También se hace la ganache con leche, e incluso, con puré de frutas. La ganache tiene un montón de posibilidades. Haciéndolo mas liquido es utilizado como relleno de tartas, pasteles y pastelitos. En este blog, más adelante, os mostraré algunas opciones.

Por 100 g de chocolate de 70% normalmente van 100 g de nata liquida de 35% M.G. (1:1) y 25 g de mantequilla.

A partir de aquí puedes permitir a tu imaginación volar y crearás tu bombón perfecto, que coincida con tu gusto al 100%.

Puedes hacerlo mas blando o mas duro: cambiando las proporciones y también puedes añadir tu fruto seco, licor, o tu especia.

Antes de eso te aconsejo prepararlos con esta receta, para tener la base y la posibilidad de poder valorar y ver lo que te gustaría añadir o cambiar.

He de advertirte que si haces la ganache, para bombones-trufas, con un chocolate que contenga menos cacao del que te he indicado, has de reducir la cantidad de la nata;  si la haces con leche, has de utilizar más chocolate o uno con mayor contenido de cacao. Pero todo eso ya es parte del maravilloso proceso de la investigación en busca de tu bombón ideal.


Ingredientes:

200g de chocolate 70%
200 g de nata liquida 35% M.G.
25 g de mantequilla
Cacao

Explicación, paso a paso:

Troceamos el chocolate lo más diminuto posible. Cuanto más pequeños son los trocitos más rápido emulsonará la ganache.

Hervimos la nata y enseguida la echamos al chocolate.

Revolvemos con movimientos circulares hasta conseguir una mezcla homogénea y brillante.

Añadimos 25 g de mantequilla. En trocitos pequeños, o la derretimos un poco en el microondas. Pero con cuidado de no quemarla.

La integramos a la ganache.

Cuando la ganache esté templada, si queremos, añadimos 2 cucharas soperas de coñac, o ron, o tu licor preferido y volvemos a mezclarlo todo muy bien.En cuanto se enfríe, lo tapamos con un film trasparente y lo metemos en la nevera por 8-16 horas.

Menos de 8 horas no aconsejo, más de 16 puede ser.

Pasado este tiempo, obtendremos una masa así.

Con la ayuda de una cucharita de café, o de melón, y de las manos, formamos unas bolitas. Las pasamos por cacao y… ¡listo!

Antes de consumirlas, me gusta dejarlas en reposo al menos un par de horas. Se deben conservar en la nevera. Allí pueden aguantar, perfectamente, hasta 10 días. Y así tú puedes disfrutar de un caprichito diario, acompañando tu té o tu café con una o dos maravillosas trufitas hechas por ti.

Salir de la versión móvil